Ortodoncia

img
La ortodoncia es una especialidad de la Odontología que se encarga del estudio, prevención, diagnóstico y tratamiento de las anomalías de forma, posición, relación y función de las estructuras dentomaxilofaciales; siendo su ejercicio el arte de prevenir, diagnosticar y corregir sus posibles alteraciones y mantenerlas dentro de un estado óptimo de salud y armonía, mediante el uso y control de diferentes tipos de fuerzas.

La ortodoncia trata de la corrección de las irregularidades dentofaciales y disarmonias dentales para lograr una condición estética y funcional más favorable.

Frecuentemente se relaciona a la ortodoncia con «dientes chuecos» (malposiciones dentarias o apiñamiento dental), pero realmente se encarga de la corrección de muchas otras alteraciones que dan como resultado estas malposiciones, las cuales pueden ser adquiridas o deberse a factores hereditarios.

La elaboración del plan de tratamiento adecuado en un caso de apiñamiento se realiza tras decidir si la falta de espacio se puede solucionar de manera conservadora, aumentando la longitud de arcada, o si el caso requiere extracciones.

Tratamiento de ortodoncia

El tratamiento de ortodoncia se puede realizar de dos maneras según el tipo de fuerzas que se apliquen.

Aparatos fijos. Son elementos adheridos a los dientes —bandas y brackets— a los que se anclan firmemente unos finos arcos elásticos de aleación metálica (níquel o titanio) mediante un conjunto de ligaduras.

Aparatos removibles son los que permiten ser retirados de la boca por el propio paciente. Ello le permite quitárselos durante la higiene oral y en las comidas. Estos aparatos, cuando tratan problemas dentales, tienen sus indicaciones específicas que no suplen a la ortodoncia fija, si bien solucionan algunas malas oclusiones sencillas con un coste económico inferior y menos molestias para los pacientes.

En cambio, suelen ser ampliamente empleados en ortopedia de los maxilares con resultados muy diversos, pero siempre con mayor ámbito de uso que la ortodoncia multibrackets.

Se utilizan, sobre todo, como tratamiento en dentición temporal (temprana o infantil), donde pueden llegar a corregir determinados estados patológicos diagnosticados a tiempo, hasta tal grado que el tratamiento en la dentición permanente sea muy específico o incluso innecesario.